Tomar decisiones en la empresa se ha vuelto cada vez más complejo. El escenario de incertidumbre en el que vivimos obliga a redefinir las estrategias de negocio y adaptarlas a la nueva situación, sin olvidarnos de innovar y mejorar constantemente.

Los directivos se enfrentan a este reto en un momento muy delicado, en el que una mala decisión puede ser fatal. Desgraciadamente, no existe el riesgo cero, pero sí una serie de pautas que pueden ayudar a tomar las decisiones más acertadas para tu empresa.

Infografía - cómo tomar decisiones mejores para mi empresa

Clica en la infografía para abrirla a tamaño completo.

A continuación, desgranamos algunas de las mejores prácticas que emplean a la hora de tomar decisiones empresariales. 

Consejos para tomar mejores decisiones en tu empresa

  1. Analiza la situación general. Antes de tomar una decisión, los buenos líderes realizan un análisis pormenorizado de los datos que tienen a su disposición y valoran su planteamiento midiendo sus consecuencias a medio o largo plazo.
    Para ello, es necesario contar con una visión global y de conjunto, de tal manera que la decisión esté avalada con datos que minimicen las consecuencias en caso de error.
  1. Consulta con tus colaboradores. Es muy habitual en el entorno empresarial consultar la opinión de profesionales de confianza y asesores cualificados que aporten una visión más amplia sobre lo que se ha planificado. Motivar la participación de las personas próximas estimula el intercambio de ideas.
    Sin embargo, cuando hablamos de innovar y de encontrar soluciones creativas y eficaces a los problemas y retos de la empresa, las visiones del entorno más inmediato pueden no ser suficientes. Es el momento de salir de la caja, de buscar respuestas fuera de tu compañía.
  1. Plantea tus dudas ante personas externas a tu círculo. Las personas que pertenecen a tu entorno suelen ofrecer opiniones muy cercanas a las tuyas, que normalmente validan tu decisión, pero que no aportan pensamiento crítico ni información opuesta que te haga reflexionar sobre la validez de tu tesis. Escuchar a personas que tienen argumentos y experiencias diferentes a los tuyos es una buena práctica que te permitirá reducir los márgenes de error y enriquecer la decisión final.
    Esto es precisamente lo que proponen las metodologías enfocadas a aprender de la experiencia de otros directivos como la que desarrolla Team & Thought. Para Hugo Amann, General Manager de Arin Innovation, “valorar diferentes alternativas y tener sobre la mesa múltiples opciones, así como el contraste con otros directivos, te genera una enorme seguridad a la hora de tomar determinadas decisiones, afortunadamente las más adecuadas, y además con una visión global y de conjunto”. Según el directivo de Arin Innovation, “el aprendizaje experiencial y la cooperación con otros empresarios te permite tener diferentes visiones sobre cómo afrontar determinadas casuísticas, pero también a reforzar la confianza a la hora de tomar decisiones y de desarrollar nuevas ideas”.


    “Escuchar a personas que tienen argumentos y experiencias diferentes a los tuyos es una buena práctica que te permitirá reducir los márgenes de error y enriquecer la decisión final”.

     

    Esta visión externa es especialmente importante en momentos como el actual. Gorka Barañano, Strategy Manager de Vaillant Group España, lo tiene claro: “en una situación de crisis todos nos ponemos muy nerviosos, y el estar entrenado a hablar en un entorno abierto con otros directivos, en el que no te suelen dar la razón- que es lo que buscamos-, es fundamental”.

 

Conoce la experiencia de Hugo Amann, General Manager de Arin Innovation, en el siguiente vídeo >>

  1. Diseña un plan B. Ante cualquier decisión, es importante tener un “plan B” que nos permita estar preparados para cualquier desviación sobre lo que teníamos marcado. De esta forma, conseguimos que, en caso de que la estrategia elegida no consiga el resultado esperado, tengamos la capacidad suficiente para amortiguar la situación.