Voltaire decía que alguien inteligente aprende de la experiencia de los demás, y es que tener la posibilidad de intercambiar ideas con personas que ya han vivido una experiencia concreta, permite tomar decisiones apoyándose en el conocimiento de otros, lo que supone una gran ventaja.

Alguien inteligente aprende de la experiencia de los demás, VoltaireEn un entorno empresarial tan cambiante como el actual es habitual que la obsesión por conseguir resultados no deje a los profesionales tiempo para pensar. En demasiadas ocasiones se pasa por alto la necesidad de analizar por qué las cosas no salieron como se pensaba y qué se tendría que cambiar para que en el futuro no vuelva a pasar. La principal razón es que hacerse este tipo de preguntas y reflexionar sobre ellas lleva tiempo, y el tiempo es un bien demasiado escaso para el directivo.

Este problema es aún mayor cuando los empresarios se enfrentan a un cambio, a una situación nueva para el profesional y para su empresa. Abordar nuevos retos requiere actualizar nuestro conocimiento y adaptarlo a las exigencias del mercado. Además, suele ser necesario salir de los patrones mentales convencionales y empezar a pensar distinto o a hacer las cosas de una manera diferente. Una vez más, se necesita un tiempo del que normalmente no se dispone, lo que puede llevar a avanzar sin tener muy claro el camino, y por tanto a cometer errores que pueden salir caros.

Afortunadamente, existen fórmulas que nos pueden ayudar a alcanzar un objetivo concreto y minimizar los fallos. El escritor y filósofo francés Voltaire decía: “Alguien inteligente aprende de la experiencia de los demás”, y es que tener la posibilidad de intercambiar ideas con profesionales de empresas que ya han pasado por ese cambio permite tomar decisiones apoyándose en el conocimiento de otros, encontrar soluciones creativas y evitar riesgos.

Abre tu mente a una nueva manera de ver las cosas

Compartir nuestro conocimiento con otros profesionales y aprender de ellos proporciona aprendizajes muy valiosos para los empresarios y para las organizaciones. ¿Cuáles son sus principales beneficios?

  • Nos hace más abiertos a cambiar nuestros hábitos y a buscar nuevas maneras de hacer las cosas por fórmulas más efectivas que nos permitan alcanzar mejores resultados.
  • Nos permite crecer profesionalmente. Los comentarios de personas de otros sectores o con experiencias diferentes a las nuestras nos hacen ver nuevas maneras de hacer las cosas que no nos hubiéramos planteado por nosotros mismos.
  • Nos ayuda en la toma de decisiones. Conocer las experiencias de otras empresas nos permite explorar las similitudes con lo que ocurre en nuestra organización y transferir e integrar lo aprendido en proyectos concretos.
  • Nos hace estar más alerta. Analizar los errores cometidos por otros empresarios nos hace plantearnos situaciones que puede que no hubiéramos previsto, y por consiguiente, nos ayuda a replantearnos ciertas ideas y a ser más conscientes de los posibles fallos.

A pesar de las innumerables ventajas que ofrece el intercambio de ideas, la reflexión y el asesoramiento entre directivos existen pocos foros donde ponerlo en práctica. Uno de ellos es Team & Thought, la metodología que permite a los empresarios compartir conocimiento y aprender de otros directivos y de sus formas de hacer. ¿Quieres saber más? Más información aquí >>